¿Es el capitalismo sinónimo de consumismo?

 En Consumo Responsable, Formación, Noticias

Este artículo fue publicado originalmente en Plantarte.net
El capitalismo es muy agresivo con el planeta, pero la solución no es el comunismo, sino el capitalismo sensato.

El capitalismo es muy agresivo con el planeta, pero la solución no es el comunismo, sino el capitalismo sensato.

El capitalismo es, según la RAE, un “sistema económico basado en la propiedad privada de los medios de producción y en la libertad de mercado“. Esas dos características evocan algo tan maravilloso como la propiedad privada y la libertad y, sin duda, son buenas y necesarias para tener una sociedad justa, siempre y cuando se implementen de forma sensata y controlada. Esa es, de hecho, la tarea más importante del gobierno y debe hacerlo defendiendo a los ciudadanos y sus derechos básicos.

Ni capitalismo ni comunismo extremos

Afortunadamente, en ningún país del mundo se ha probado un sistema capitalista puro, pero donde se ha implementado un sistema más o menos extremo de capitalismo se ha comprobado que genera una sociedad violenta y desigual (en el libro de Naomi KleinLa doctrina del shock” se documenta con gran profusión de ejemplos y aquí puedes ver un resumen). Por otra parte, lo contrario de ese capitalismo podría ser un sistema dictatorial comunista, que también ha generado sociedades muy poco deseables. Por distintos motivos, ambos extremos han ocasionado, además, graves daños ambientales, lo cual siempre socava las posibilidades futuras de una sociedad sostenible.

El sistema imperante hoy día en la mayoría de los países “libres” es un capitalismo no suficientemente controlado y claramente insostenible. La prueba de que falta control son los continuos abusos tanto de los derechos humanos como de la naturaleza. Más aún, si los ciudadanos lo permitimos, la tendencia de muchos políticos es avanzar hacia un neoliberalismo descontrolado. Por ejemplo, los recientes acuerdos comerciales como el CETA o el TTIP pretenden aumentar los derechos y las libertades de las grandes empresas (multinacionales) para hacer negocios por encima de los derechos de los ciudadanos. Nosotros insistimos: Los gobiernos están para defender los derechos de los ciudadanos y no los derechos de las multinacionales.

Pensar de donde viene y a dónde va lo que compramos

Un sistema capitalista mal gestionado requiere un ejército de consumidores capaces de comprar sin plantearse el origen y destino de su consumo. Contrariamente a lo que muchos piensan, comprar, tirar y volver a comprar, ni es fundamental, ni puede serlo, en una sociedad que quiera vivir bien a largo plazo. Las empresas y gobiernos, en muchos casos, trabajan para que la gente esté desinformada y piense que los problemas sociales y ambientales son lejanos y no tienen solución. Pero sí la tienen. La solución pasa por ser ciudadanos conscientes y exigir a quienes gobiernen que velen por una sociedad justa e igualitaria, y por un medioambiente sano.

Muchos ciudadanos, hartos de ciertas empresas y de sus abusos, han dejado de comprar sus productos. Eso está bien. Es un primer paso, tal vez necesario pero insuficiente. No construiremos una sociedad sostenible si no conseguimos que los gobiernos eviten los abusos, porque se ha demostrado que la gente sigue comprando productos de empresas que no respetan los derechos de sus trabajadores, que contaminan el medioambiente y hasta que incumplen sus obligaciones fiscales (caso de Inditex, por ejemplo).

Igualmente, no dejaremos de arrasar la Naturaleza si confiamos en la buena intención de unos cuantos ecologistas: Necesitamos prohibir las actividades más contaminantes, o hacer una política fiscal que las reduzca urgentemente. Nos estaremos equivocando mucho si esperamos que la gente que viaja en avión por placer deje de hacerlo porque contamina.

Conclusión: Capitalismo sensato

De la misma forma que ser “feminista” no es pretender que las mujeres tengan más derechos que los hombres, ser “anticapitalista” no es pretender anular totalmente la propiedad privada o la libertad. Sin embargo, la palabra anticapitalista está pervertida por evocar, para muchos, extremismos comunistas, con la dictadura de la antigua URSS como modelo. Por eso, tal vez, en vez de usar el término anticapitalismo, podemos usar el de “capitalismo sensato”.

El capitalismo sensato trata de controlar el capitalismo para evitar que unos pocos hagan grandes negocios destrozando la naturaleza y abusando de los derechos de la mayoría. El capitalismo sensato debe mostrar los trapos sucios del capitalismo y reformarlo. El capitalismo sensato es antisistema en un sistema insostenible que claramente puede y debe funcionar mejor. El capitalismo sensato no es negar las bondades que hay en la propiedad privada, ni en la libertad de mercado, sino controlarlas, para evitar abusos, pues sabemos que dar excesiva libertad a las empresas, genera graves desequilibrios. El capitalismo sensato tendrá que poner un límite al crecimiento, porque es obvio que la economía no puede crecer indefinidamente y, de hecho, lo más justo y sensato es planificar algún decrecimiento (al menos en algunos sectores, en los países más ricos).

Casi todos estamos de acuerdo en que estamos abusando del planeta y en que estamos contaminando demasiado. Esa mayoría debe exigier que transitemos por caminos que nos lleven a una sociedad más sostenible y más igualitaria, pues será eso lo que nos haga vivir mejor y, además, dejar a las siguientes generaciones un planeta, al menos, igual que lo recibimos de nuestros antecesores.

Más información:

Archivado en: Consumo, Decrecimiento, Medio Ambiente, Pensamiento antisistema, Política

__________________________________
Contenido publicado orginalmente en: https://blogsostenible.wordpress.com/2017/08/22/capitalismo-sinonimo-consumismo-anticapitalismo/

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Introduce tu búsqueda y pulsa Enter para buscar