El medioambiente se hunde: Medidas superficiales no son suficientes… #NosLevantamos

 En Consumo Responsable, Formación, Noticias

El mar Menor es un ejemplo de lo que está pasando a escala mundial: Hace años que sabemos los problemas, sabemos las soluciones y, en cambio, nadie hace nada. La muerte de peces expresa la muerte del planeta.

El mar Menor es un ejemplo de lo que está pasando a escala mundial: Hace años que sabemos los problemas y las soluciones. En cambio, nadie hace nada. La muerte de peces representa la muerte del planeta.

Las noticias sobre desastres o problemas ambientales y de salud son ya diarias y muy graves. No es raro que unos caigan en la ecoansiedad y otros en la protesta constante. Por citar unos ejemplos, tenemos…

También hay, por otra parte, buenas noticias que inspiran a caminar en la buena dirección. Las buenas noticias nos parecen pocas y de alcance limitado. Por tanto, necesitamos medidas contundentes. Tan contundentes que solo un gobierno plenamente consciente de la realidad será capaz de liderar. No es cierto que la ciudadanía no quiera cambios radicales. Las recientes manifestaciones por el Planeta y durante la COP25 demuestran que la comunidad internacional, y los españoles en particular, estamos dispuestos a aceptar cambios sustanciales, incluso aunque sean incómodos o caros para el bolsillo.

En España, una reciente encuesta mostró que el 84% de la población no cree que los compromisos actuales para luchar contra el cambio climático sean suficientes para limitar “los peores impactos” y que el 83% se muestra de acuerdo con la afirmación “España debe tener objetivos de reducción de emisiones para todos sus sectores económicos, aunque ello suponga mayores costes para las empresas y para los consumidores durante algunos años”. Además, el 82% se declara “de acuerdo” o “muy de acuerdo” con reducir las emisiones aunque suponga usar cada vez menos el coche.

Necesitamos medidas decisivas y los gobiernos no están entendiendo lo que queremos ni lo que necesitamos. ¿Qué tipo de medidas serían necesarias? Para empezar, una fiscalidad verde que obligue a pagar más al que más contamina. Además, esos impuestos deben subir cada año.

Los derrotistas que dicen que es imposible aplicar medidas radicales se equivocan. El ser humano ha sido capaz de contaminar el planeta y tenemos que ser capaces de detener este proceso.

Los políticos que no son capaces de afrontar el problema deben echarse a un lado y dejar que otros lideren el cambio. El Green New Deal es un llamamiento a adoptar políticas sostenibles: es posible hacerlo y, además, es rentable siguiendo lo que dicen los científicos y no los empresarios o los gobiernos actuales. Aunque, por supuesto, siempre se puede pervertir. El científico Antonio M. Turiel dice que: “El Green New Deal es un fiasco total. No tiene ningún sentido, no aborda en absoluto los problemas reales que tenemos. (…) No se puede mantener el capitalismo tal y como lo hemos entendido en las últimas décadas”.

Ejemplos de medidas ejemplares

Echa un vistazo a los vídeos de nuestro canalNecesitamos líderes fuertes, que sepan adoptar y argumentar medidas drásticas pero necesarias (es decir, que sepan liderar).

Veamos algunos ejemplos de este tipo de medidas. Si alguien no entiende alguna de las siguientes medidas, tal vez es porque aún no ha entendido la gravedad del problema al que nos enfrentamos. No es un problema solo del clima. Es un problema de “colapso ambiental” de la biosfera.

  1. Envases de usar y tirar: Dado que no se pueden prohibir de forma inmediata, se puede establecer un impuesto por cada producto de usar y tirar. Ese impuesto irá creciendo año tras año, de forma que las empresas perciban que les interesa pasarse, cuanto antes a los envases reutilizables. Una propuesta completa está en este vídeo.
  2. Aviones: Tampoco se pueden prohibir, pero sí se pueden prohibir los vuelos de menos de dos horas siempre que haya alternativas ferroviarias, eliminar totalmente las subvenciones y conseguir que viajar en tren no sea más caro que en avión. Tal vez mucha gente ignora lo que contamina viajar en avión. Viajar en avión es la prueba de lo barato que es contaminar.
  3. Macrogranjas: La contaminación de estas industrias es exagerada. Hasta el punto de que ni ellas mismas saben qué hacer con tantos purines, dándose casos como el de Santomera (Murcia), donde una granja con varias condenas por vertidos aprovechó las lluvias torrenciales para hacer más vertidos intentando que con las lluvias no se notara. Las emisiones de metano también deben contarse como impacto ambiental.
  4. Lo que comemos impacta demasiado: Ya hay informes científicos suficientes que advierten del error que supone comer tanta cantidad de carne y pescado como la que se consume actualmente. El impacto es terrible y urge reducir esa cantidad. Hay muchas ideas para eso, pero para que tengan efecto hay que aplicarlas. No se puede permitir que en ciertos sitios no haya menús veganos, y donde haya un menú se deben exigir varios días de comida vegana exclusivamente (colegios, hospitales, universidades…).
  5. Reducir la jornada laboral: ¿Qué tiene que ver esto con el medioambiente? Pues mucho. Gastar menos y trabajar menos horas son dos actos que reducen, en general, el impacto ambiental. Por supuesto, depende de cada tipo de trabajo, pero en general trabajamos más de lo que necesitamos para comer y vivir tranquilamente. El resto del dinero lo empleamos en generar daños ambientales (viajes, compras innecesarias…). Una economía sostenible requiere trabajar menos horas y, por supuesto, ganar menos dinero, especialmente en los puestos mejor remunerados y respetando siempre el salario mínimo. Además de reducir las compras innecesarias, eso conseguirá también repartir mejor el trabajo y reducir la desigualdad, lo cual es un grave problema social. Ya hay partidos que piden una reducción a las 34 horas semanales, pero cada empresa puede facilitar a sus empleados al menos una microrreducción.
  6. Transporte sostenible: Hay que reducir más y más el espacio a los coches privados en las ciudades. Cuando se hace, la gente descubre que sin coches se vive mejor (menos ruido, menos humo, más salud, más espacio…) y también que se puede llegar a los sitios sin coche privado. Un ejemplo lo tenemos en Pontevedra, un paraíso sin coches.
  7. Energía sostenible: Las renovables son ya más baratas que las energías sucias. Y lo han conseguido a pesar de que para las energías sucias sigue siendo gratis contaminar o, incluso, están subvencionadas directa o indirectamente (como las subvenciones de los vuelos low cost). No podemos dedicar dinero público a lo que contamina sino, más bien, gravar con impuestos crecientes todo lo contaminante. Debemos tomarnos en serio la reducción y la eficiencia energética: desde reducir el número de farolas y las horas de encendido, hasta hacer lo mismo con las luces navideñas.
  8. Reforestar, frenar la desertización y la pérdida de hábitats: Los árboles son una de las mejores herramientas y, en vez de usarlos, muchas ciudades están talándolos (Málaga, Sevilla…). Hay que plantar más y, sobre todo, dejar a la naturaleza su espacio, dejar de ocupar espacios en zonas naturales. Las ciudades no pueden crecer indefinidamente ocupando la costa, la montaña, los bosques e, incluso, los ríos.
  9. Consumo: Exigir productos de fácil reciclado y alta duración, así como multar y denunciar la obsolescencia programada. Dado que el consumo es una de las principales causas del daño ambiental global se debe poner una tasa ecológica a la publicidad, al menos para productos costosos ambientalmente (coches, joyas, artículos de lujo, productos cárnicos o procedentes de pesca no sostenible…).
  10. Natalidad, un grave riesgo: La superpoblación es un problema, pero no por el hecho de ser muchos, sino por ser demasiado ambiciosos. En el actual punto de la Historia, cualquier política que fomente la natalidad debe ser evitada, o bien, estar muy bien justificada (vientres de alquiler, ayudas a las familias numerosas, fecundación in vitro…). Los científicos han dicho claramente que la mejor manera de reducir nuestro impacto ambiental es tener menos hijos (y también menos animales de granja y menos mascotas).

Aquí tienes más ideas para, entre todos y todas, construir ciudades sostenibles, fomentar universidades verdes, librarnos del plástico… o reducir la crisis ambiental. Decimos “entre todos y todas” porque no podemos esperar a que los políticos resuelvan el problema, pero tampoco podemos dejar de exigirles medidas sensatas, urgentes y contundentes.

♥ Lee también:

__________________________________
Contenido publicado orginalmente en: https://blogsostenible.wordpress.com/2019/12/19/medioambiente-se-hunde-medidas-superficiales-no-son-suficientes/

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Introduce tu búsqueda y pulsa Enter para buscar